Saltar al contenido

Notas de prensa

Más de 62.000 gallegos recibieron una herencia en 2016 y no pagaron Impuesto sobre sucesiones, según los datos de la ATRIGA

Más de 62.000 gallegos recibieron una herencia en 2016 y no pagaron Impuesto sobre sucesiones, según los datos de la ATRIGA

  • La directora de la Agencia Tributaria de Galicia, María Victoria González, informó de que otros 8.000 contribuyentes se beneficiaron del programa Impuestos cero en el rural
  • La bajada de impuestos aprobada por la Xunta tuvo en 2016 un impacto positivo en los ciudadanos de 41 millones, que será mayor este año al tener efecto la bajada del IRPF
  • La ATRIGA obtiene 6,9 euros por cada euro que invierte en la lucha contra el fraude fiscal
  • La Administración gallega hizo más 280.000 comprobaciones de autoliquidaciones, y en el campo de la inspección se triplicaron las actuaciones sobre grandes patrimonios

 

  • En total, la ATRIGA afloró en 2016 141 millones de deuda no declarada

 

Santiago de Compostela, 11 de octubre de 2017.- Más de 62.000 contribuyentes gallegos recibieron una herencia el pasado año y no pagaron el Impuesto sobre sucesiones, a consecuencia de la rebaja fiscal aprobada por la Xunta y en vigor desde el  1 de enero de 2016, según muestran los datos de la Agencia Tributaria de Galicia (ATRIGA).

 

La directora de este organismo, María Victoria González, informó hoy en el Parlamento de que el impacto de la bajada de impuestos aprobada en el Impuesto sobre sucesiones y donaciones y en el Impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados fue de 41 millones. Con todo, el impacto en este 2017 será mayor, porque también incluirá el efecto de la bajada fiscal aprobada en el tramo autonómico de IRPF que beneficia al 98,5% de los contribuyentes.

 

Además de los 62.793 contribuyentes gallegos que no pagaron impuesto sobre sucesiones, otros 8.078 contribuyentes no pagaron impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados gracias al programa de impuestos cero en el rural, tanto en la adquisición de un bien rústico cómo por la ampliación de una explotación agraria. Este programa también fue ampliado en este 2017 a la adquisición de una vivienda habitual en el medio rural para todos los menores de 36 años, las personas con discapacidad y las familias numerosas.

 

Lucha contra el fraude fiscal
María Victoria González también señaló que la ATRIGA obtuvo el pasado año 6,9 euros por cada euro invertido en las actuaciones de lucha contra el fraude fiscal, lo que permitió aflorar 141 millones de euros de deuda no declarada por los contribuyentes.

 

Este organismo comprobó en el último ejercicio 280.397 autoliquidaciones del Impuesto de transmisiones patrimoniales y del Impuesto sobre sucesiones y donaciones, ya que ambos tributos concentran la mayor parte de los ingresos tributarios gestionados por la Xunta. Esto supuso un aumento del 6% respeto a las autoliquidaciones comprobadas en el ejercicio anterior.

 

Fruto de estas actuaciones en el área de gestión, el ente tributario gallego practicó 22.961 liquidaciones para que el contribuyente tribute conforme a la legalidad, 15.507 de ellas en el Impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados -con las que se consiguieron aflorar 24,3 millones- y 7.454 en el impuesto sobre sucesiones y donaciones, con una deuda aflorada de 74,6 millones. Ambos impuestos representan la parte más importante de las actuaciones en el área de gestión, que alcanzaron un importe total de 102,6 millones de euros.

 

María Victoria González señaló que en 2016 hubo una bajada del fraude fiscal, puesto que el 92% de las autoliquidaciones revisadas por la Administración gallega eran correctas y no precisaron modificaciones. Este porcentaje aumentó cuatro puntos respeto al 88% del año anterior, lo que muestra la inmensa mayoría de los ciudadanos gallegos pagan correctamente sus impuestos, contribuyendo de este modo a mantener con normalidad los servicios públicos.

 

Inspecciones y valoraciones
En cuanto al área de inspección, la ATRIGA triplicó las actuaciones realizadas sobre los grandes patrimonios -de 39 a 105 actas-, que tienen un período más largo de investigación dada su dificultad, por lo que sus efectos recaudatorios se plasmarán en los siguientes ejercicios. En 2016, el resultado de las actuaciones de control intensivo permitieron aflorar deuda no declarada por importe de 36,3 millones euros, como resultado de las 593 actas de inspección, 527 procedimientos sancionadores y 22 diligencias de colaboración con la AEAT.

 

En el apartado de las valoraciones, el número de bienes valorados por la ATRIGA en 2016 ascendió a 523.114, lo que supone un incremento del 1,1% respeto al año anterior. Además, en 2016 a ATRIGA concedió aplazamientos y fraccionamientos en el pago de los principales impuestos por un importe de 21,1 millones, una cantidad inferior al año anterior por el hecho de que los contribuyentes gallegos presentaron menos solicitudes.