Saltar al contenido

Notas de prensa

La Xunta suspende los plazos para la presentación de los impuestos de transmisiones patrimoniales, de sucesiones y los tributos del juego para dotar de liquidez a empresas y ciudadanos

La Xunta suspende los plazos para la presentación de los impuestos de transmisiones patrimoniales, de sucesiones y los tributos del juego para dotar de liquidez a empresas y ciudadanos

  • Todas las autoliquidaciones de estos impuestos cuyo plazo vence a partir de la declaración del estado de alarma podrán ser presentadas hasta el 30 de junio
  • La medida beneficiará cada mes a 32.000 personas y empresas, y la Agencia Tributaria de Galicia dejará de ingresar cada mes unos 35 millones de euros
  • La Xunta toma esta decisión para evitar también los desplazamientos de ciudadanos a registros o entidades bancarias
  • El Gobierno gallego activa además un plan específico para dotar de liquidez a la Comunidad Autónoma, a través del cual la tesorería dispondrá de hasta 1.800 millones de euros para afrontar pagos extraordinarios y agilizar el pago de facturas
  • La Administración gallega ya pagó 941 millones de euros en facturas en lo que va de año y el objetivo es cerrar marzo con un tiempo medio de pago que no supere los 15 días

Santiago de Compostela, 27 de marzo de 2020.- La Xunta de Galicia suspendió los plazos para la presentación de las autoliquidaciones de los impuestos de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados (ITP-AXD); de sucesiones y donaciones (ISD) y los tributos del juego, según consta en un informe sobre medidas tributarias y de apoyo y liquidez a ciudadanos y empresas por causa del coronavirus, abordado hoy en el Consello da Xunta.

Todas las autoliquidaciones de estos tres impuestos cuyo plazo venció a partir de la declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo, o va a vencer mientras dure esta situación excepcional, podrán ser presentadas hasta el 30 de junio de 2020, o hasta un mes después de la finalización del estado de alarma.

Esta medida beneficiará cada mes a unas 32.000 personas y empresas, que mientras dure el estado de alarma no tendrán la necesidad de presentar la autoliquidación del impuesto. La Agencia Tributaria de Galicia dejará de ingresar cada mes unos 35 millones mientras esté vigente esta suspensión de plazos. En todo caso, los contribuyentes que así lo prefieran pueden presentar las autoliquidacións de manera telemático a través de la Oficina Virtual de la ATRIGA.

La suspensión de plazos no afecta al resto de los impuestos autonómicos -como el canon eólico, el impuesto sobre las aguas embalsadas o el impuesto sobre contaminación atmosférica- dado que su presentación se hace obligatoriamente de forma telemática y están relacionados con el impacto ambiental de determinadas actividades no afectadas por el coronavirus.

La Xunta de Galicia toma esta decisión para evitar los desplazamientos de ciudadanos a registros o entidades bancarias, de modo que realicen todos estos trámites una vez que concluya la actual situación.

Hay que tener en cuenta que un contribuyente, aunque no tenga que abonar el impuesto por beneficiarse de las distintas bonificaciones o deducciones existentes -como sucede con las deducciones del Impuesto sobre Sucesiones o con el programa de Impuestos Cero en el rural-, sí está obligado en todo caso a presentar la corresponsal autoliquidación del impuesto.

Plan de tesorería para disponer de hasta 1.800 millones
Además de aprobar una suspensión de los plazos para autoliquidar los principales impuestos que gestiona la Comunidad Autónoma, el Gobierno gallego también acaba de activar un plan específico para dotar de liquidez a la tesorería de la Comunidad Autónoma, con el fin de compensar el descenso de la recaudación motivado por la suspensión de plazos y, al mismo tiempo, agilizar los pagos de facturas a todos los proveedores que trabajan con la Administración gallega, para aliviar los efectos negativos derivados del coronavirus.

Con este plan, la Tesorería de la Comunidad Autónoma podrá disponer de hasta case 1.800 millones de euros con los que afrontar los pagos comunes -como las nóminas de los empleados públicos o las cotizaciones a la Seguridad Social- y además agilizar el pago de las facturas a los proveedores de la Xunta de Galicia y afrontar gastos extraordinarios que puedan surgir en las próximas semanas.

En concreto, a través de la renovación de las líneas de crédito comunes y de la formalización de préstamos a corto plazo, la Xunta de Galicia contará con un potencial de liquidez disponible de 1.310 millones de euros. A esta cantidad se suman otros 260 millones de préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) ya formalizados y pendientes de disposición, y otros 200 millones por la formalización de préstamos a largo plazo.

Estos recursos de liquidez, que garantizan la solvencia de la Comunidad Autónoma en los próximos meses, son la mayores de los recursos provenientes del sistema de financiación autonómica y del Fondo de Facilidad Financiera.

Objetivo: situar el tiempo medio de pago en un máximo de 15 días
Con este plan de liquidez, el objetivo de la Xunta de Galicia es cerrar el mes de marzo con un tiempo medio de pago, que actualmente es de 13,7 días, en un máximo de 15 días, lo que volverá a situar a Galicia entre las comunidades que mejor pagan a sus proveedores, como ya sucedió en los ejercicios 2018 y 2019.

Hay que tener en cuenta que la Administración gallega es la principal entidad pagadora de la Comunidad Autónoma. En lo que va de año, la Xunta de Galicia ya abonó un total de 193.145 facturas por un importe de algo más de 941 millones de euros.

De hecho, el objetivo es que esta disposición de liquidez de la Xunta de Galicia se traslade al tejido productivo gallego, puesto que el número de proveedores actual de la Administración autonómica oscila entre los 4.478 y los 4.642, de los que más de 2.300 son pymes (sociedades de responsabilidad limitada); 953 autónomos, 611 sociedades anónimas y 232 entidades sociales sin ánimo de lucro (en su mayoría entidades). Además, a través de los cuatro colegios farmacéuticos provincias se canaliza el pago a más de 1.300 oficinas de farmacia.