Saltar al contenido

Notas de prensa

« Atrás

La Agencia Tributaria de Galicia hizo aflorar 150 millones de euros de deuda no declarada en 2015 y elevó un 20% el importe obtenido por la labor de inspección

La Agencia Tributaria de Galicia hizo aflorar 150 millones de euros de deuda no declarada en 2015 y elevó un 20% el importe obtenido por la labor de inspección

  • En términos homogéneos, la ATRIGA incrementó en un 14% la cantidad conseguida
  • La Xunta revisó el pasado año casi 265.000 autoliquidaciones de los principales impuestos, un 2% más que el año anterior, en el que se había hecho un plan especial
  • El 88% de las autoliquidaciones comprobadas por la Administración gallega eran correctas y no precisaron modificaciones

La Agencia Tributaria de Galicia (ATRIGA) detectó el pasado año 150,1 millones de euros de deuda no declarada, como refleja un informe sobre las actuaciones de control de este organismo presentado hoy en el Consello de la Xunta por el conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez. En términos homogéneos, esto supone un incremento sobre la cantidad obtenida en 2014, y fue posible gracias al incremento en un 20% del importe obtenido a través de las labores de inspección.

El informe pone de manifiesto que la ATRIGA realizó en el pasado ejercicio un total de 264.913 comprobaciones de autoliquidaciones, un 2% más que en el 2014, pese a que en 2015 no se realizó plan especial de lucha contra el fraude fiscal. Estas comprobaciones se centraron en el campo del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP-AJD) y del Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD), ya que ambos impuestos concentran la mayor parte de los ingresos tributarios gestionados por este organismo de la Xunta.

La cantidad obtenida en 2015 por la ATRIGA supone un incremento en términos homogéneos de un 14% -19 millones de euros más- sobre la deuda aflorada el año anterior, dado que en 2014 se llevó a cabo un plan especial de lucha contra el fraude fiscal que supuso unos ingresos de más de 50 millones.

De las 265.000 comprobaciones efectuadas el pasado año, en el 88% de los casos a Administración confirmó que la autoliquidación del impuesto presentada por el contribuyente era correcta. En el resto de los casos, la ATRIGA practicó una liquidación para que el contribuyente tribute conforme a la legalidad. El número de liquidaciones practicadas a raíz de una comprobación fue de 30.669, una cantidad inferior a la de 2014 porque, precisamente, creció el porcentaje de contribuyentes que se adecuaron a la normativa vigente.

Más inspección
Además de los 110,8 millones de euros obtenidos a través de las actuaciones de gestión, la Agencia Tributaria de Galicia obtuvo otros 39,3 millones como consecuencia de las labores de inspección. Esto supone un incremento del 20% en comparación con los 32,8 millones detectados en 2014 a través de los procedimientos de inspección tributaria.

La suma de los 110,8 millones obtenidos por las actuaciones de gestión y de los 39,3 millones de las labores de inspección conforman los 150,1 millones aflorados por la Agencia Tributaria de Galicia durante el pasado año.

Aplazamientos y fraccionamientos
En el año 2015, los aplazamientos y fraccionamientos concedidos por la Agencia Tributaria de Galicia ascendieron a los 24,5 millones, una cantidad similar a la del año anterior (25,7 millones). Entre 2009 y 2015 la Xunta concedió aplazamientos por un importe medio anual de 23,7 millones de euros, más del doble del importe medio concedido entre 2005 y 2008, que fue de 10,1 millones de euros.

La concesión de aplazamientos y fraccionamientos permite a los contribuyentes afrontar el pago de sus deudas tributarias de la forma que más se acomode a su situación financiera y de tesorería, permitiendo a las familias y empresas disponer de más liquidez.

En este sentido, la Xunta ya aprobó la ampliación de 18.000 a 30.000 euros el límite para que los contribuyentes puedan solicitar el aplazamiento o fraccionamiento de un impuesto sin tener que presentar garantía en la ATRIGA, con independencia de que se encuentre en período voluntario o en período ejecutivo de pago. Con esta modificación, que ya está en vigor, los contribuyentes gallegos tienen más facilidades para cumplir con sus deberes tributarios, al tiempo que se dota de mayor agilidad a gestión de estas solicitudes.